Datos de Sandy Koufax


<Después de graduarse, Koufax entró en la Universidad de Cincinnati, estudiando arquitectura con una beca de baloncesto. Durante su primer año, promedió diez puntos por partido. También probó para el equipo de béisbol de la escuela por capricho. En 32 entradas lanzadas, Koufax ponchó a 51 bateadores. Su estancia en Cincinnati fue breve, sólo un año o dos. Ya en la secundaria, había sido reclutado, inicialmente por los Piratas de Pittsburgh, y más tarde por los Dodgers y el equipo de Milwaukee.

Se convirtió en un Dodger

Los Angeles Times citó a Al Campanis, que trabajaba en la oficina principal de la organización de los Dodgers, diciendo: “Sólo dos veces en mi vida se me ha parado literalmente el pelo en la nuca. Una vez fue cuando vi el trabajo de Miguel Ángel en la Capilla Sixtina. La otra vez fue cuando vi por primera vez a Sandy Koufax lanzar una bola rápida”. Debido a la bonificación, las reglas de la liga dictaban que Koufax debía permanecer en la lista de los Dodgers por lo menos dos años. Por lo tanto, Koufax nunca jugó en las ligas menores, pero tuvo que desarrollarse en el centro de atención de las mayores.

Esta situación era difícil porque Koufax era un lanzador muy salvaje. Aunque lanzaba la pelota con fuerza y tenía una bola rápida, a menudo carecía de control. Cuando tenía control de sus lanzamientos, era inconsistente. Se decía que los lanzadores zurdos tardaban más en desarrollarse, pero algunos especulaban que Koufax también podía tener un problema de confianza. Koufax admitió que al principio se sentía intimidado por sus compañeros de equipo. En sus dos primeras temporadas con los Dodgers, 1955-56,

Koufax sólo apareció en 28 juegos, registrando un récord de cuatro victorias y seis derrotas. Aunque sólo ganó dos partidos cada temporada, mostró destellos de su futura brillantez. En un partido de 1955, el segundo comienzo de su carrera, Koufax lanzó un tiro de dos golpes. Koufax lanzó la pelota con fuerza en ese juego, y creyó que tenía que lanzarla de esa manera para que funcionara. Esta creencia obstaculizó su desarrollo durante seis años.
The New York Times, “Tengo un temperamento terrible. Después del último juego de esa temporada, tiré todas mis cosas de béisbol, dejé la casa club y no pensé que

…nunca regresará. Incluso me metí en el negocio, pero no estaba loco por ello. Entonces decidí que no había trabajado lo suficiente, así que la primavera siguiente me reporté a Vero Beach. Nuestro hombre del club, Nobe Kawano, me dio el equipo y me dijo, “Saqué todas tus cosas de la basura”.

Aprendimos a controlar los pasos

Antes del comienzo de la temporada 1961, Koufax habló con el director general de su equipo, Buzzie Bavasi, y pidió que se le permitiera lanzar con más regularidad. Koufax creía que si tenía demasiados días libres entre las salidas, era perjudicial para su brazo. Bavasi accedió a su petición, y Koufax finalmente aprendió a controlar su bola rápida, en parte por el consejo del receptor Norm Sherry. Durante un partido con los Chicago White Sox, Koufax se metió en problemas, con las bases cargadas y nadie fuera. Sherry le dijo que tendría un mejor control si se relajaba con la pelota y no siempre la lanzaba tan fuerte. Koufax siguió el consejo de Sherry y sacó a los tres siguientes bateadores. Con la ayuda de Sherry y un entrenador de lanzadores, Koufax también desarrolló una fuerte bola curva y un cambio, aunque no tenía plena confianza en esto último. Como Bruce Jenkins de The San Francisco Chronicle escribió “Koufax tuvo la mayor bola rápida de su día (tal vez nunca) y la mejor bola curva. No necesitaba nada más”. La carrera de Koufax se transformó.

A partir de 1961, Koufax fue elegido para jugar en el juego de las estrellas cada año hasta el final de su carrera. También lideró la liga en al menos una categoría cada temporada. En 1961, Koufax estableció un récord de 18-13, y lideró la liga en los strikeouts con 269, un nuevo récord. A partir de 1962, y hasta su jubilación en 1966, Koufax tuvo el mejor promedio de carreras ganadas de la liga (ERA) y lanzó al menos un strikeout por año. En 1962, su ERA fue de 2,54, y estableció un récord de 14-7, ponchando a 216 bateadores en 184 1/3 entradas. Sin embargo, Koufax no lanzó durante la mitad de la temporada porque desarrolló problemas circulatorios en su brazo de lanzador después de que un lanzamiento salvaje lo golpeara accidentalmente. Esta lesión eventualmente acortaría su carrera.

En 1964, Koufax tuvo una temporada acortada debido a otra lesión en su brazo de lanzador, que le llevó a una artritis crónica. Koufax pasaría el resto de su carrera con dolor, lanzando sólo después de haber recibido inyecciones de cortisona. A pesar de perderse el último mes de la temporada, Koufax tenía un récord de 19-5, tenía el mejor ERA de la liga (1,74) y el porcentaje de victorias (.792), y lideraba la liga en las eliminatorias, con siete. Koufax obtuvo cifras similares en 1965. Con un récord de 26-8, tuvo el mejor ERA de la liga (2,04) y estableció un nuevo récord con 382 eliminaciones. Koufax también ganó su segundo premio Cy Young. Pero estos no fueron los mejores logros de Koufax de la temporada.

Rehusado a Pitchon Yom Kippur

Los Angeles Times, “Al principio del juego, no tenía grandes cosas. Sólo estaba sacando a la gente. Pero las dos últimas entradas fueron probablemente tan buenas como las que he lanzado”. Este juego fue nombrado más tarde como uno de los mejores momentos en la historia de los Dodgers por sus fans.

Al principio de la temporada de 1966, Koufax y otro lanzador de los Dodgers, Don Drysdale, resistieron al principio de la temporada durante varias semanas en una disputa salarial. Contrataron a un agente para que negociara por ellos, lo cual era inaudito en ese momento. Esto marcó el comienzo de una tendencia en las Grandes Ligas de béisbol porque les funcionó. Koufax firmó un contrato por valor de 130.000 dólares para la temporada, un gran salario en esa época. Se ganó su sueldo al marcar un récord de 27-9. Lideró la liga en ponches (317), tuvo el mejor ERA de la liga (1.73), y ganó su tercer premio Cy Young. Los Dodgers volvieron a aparecer en la Serie Mundial, pero perdieron contra los Orioles de Baltimore en cuatro juegos. Koufax lanzó en un juego, y perdió.

Jubilado a los 30 años

Los Angeles Times, en ese momento dijo, “Tengo muchos años para vivir después del béisbol. Y me gustaría vivirlos con el uso completo de mi cuerpo”. Sus compañeros de equipo no estaban preparados para el anuncio porque Koufax no se lo había dicho con antelación. A lo largo de su carrera fue conocido por ser bastante distante. Al jubilarse, Koufax protegería aún más su privacidad. Se mudó a Maine, usando eso como su base de operaciones por muchos años. Para ganarse la vida, Koufax firmó un contrato de diez años con la NBC para ser locutor de béisbol en 1966. Aunque era bueno en el trabajo, no siempre se sentía cómodo en la cámara. Renunció antes del comienzo de la temporada de 1973.

se volvió a casar con una mujer llamada Kim, pero también se divorciaron a finales de los 90. De su vida y carrera, Tom Verducci de Sports Illustrated escribió, “Koufax era el tipo de hombre que los chicos idolatraban, los hombres envidiaban, las mujeres se desmayaban y los rabinos agradecían, especialmente cuando se negó a lanzar el primer juego de la Serie Mundial de 1965 porque cayó en Yom Kippur. Y cuando de repente, trágicamente, terminó con el béisbol, se deslizó a una vida casi monástica en su privacidad.”

Lecturas adicionales sobre Sandy Koufax

<Biografías de los judíos americanos, Lakeville Press, 1982.

Los jugadores de pelota: La referencia biográfica definitiva del béisbol, editado por Mike Shatzkin, Arbor House/William Morrow, 1990.

Hickok, Ralph, A Who’s Who of Sports Champions: Sus registros e historias, Houghton Mifflin Co., 1995.

<Karst, Gene, y Martin J. Jones, Jr., Who’s Who in Professional Baseball, Arlington House, 1973.

Light, Jonathon Frasier, The Cultural Encyclopedia of Baseball, McFarland and Company, Inc., 1997.

<¿Quién es quién en América? 1999, Marquis Who’s Who, 1998.

Denver Post, 2 de mayo de 1999.

<Crónica de San Francisco, 30 de octubre de 1999.

Sports Illustrated, 25 de abril de 1994; 12 de julio de 1999.


GOSTOU? PARTILHE COM OS SEUS AMIGOS!