Datos de San Anselmo de Canterbury


El siglo XI fue testigo de un cambio dramático en la historia europea, cuyo impacto ha sido comparado con el de la Reforma Protestante o la revolución industrial. La extraordinaria expansión económica fue acompañada por el crecimiento de las instituciones políticas y la vida cultural, especialmente en Italia y el norte de Francia. Anselm pasó la mayor parte de su vida en estos dos países, y estuvo involucrado en muchos de los cambios culturales que tuvieron lugar.

Anselmo nació en Aosta, en los Alpes italianos. Su familia era noble y parece que estaba relacionada con la casa de Saboya, los principales magnates territoriales de la región. Pero los padres de Anselmo ya no tenían prominencia política o social, y los recursos económicos de la familia estaban disminuyendo.

Después de la muerte de su madre hacia 1056, Anselm discutió con su padre y dejó Aosta para siempre. Viajó a través de los Alpes y se puso en contacto con los parientes de su madre en el reino de Borgoña. Después de un período de estudio en Borgoña y el norte de Francia, fue al monasterio de Bec en Normandía para estudiar con su prior, Lanfranc, un destacado maestro del norte de Europa.
Prior y Abad de Bec

mejor que otra), es necesario tener un superlativo (el mejor contra

que todo lo demás puede ser juzgado). Para Anselmo, Dios es el bien más elevado. Anselmo también usó el argumento de la contingencia— es decir, que todo debe existir por medio de la agencia de algo anterior. Por lo tanto, es necesario plantear una causa o un ser primero del que depende todo lo demás, ya que si no hubiera nada de lo que depende, no podría existir. Esa primera causa, para Anselmo, es Dios.

Más revolucionaria fue la obra que Anselm tituló Proslogion (ca. 1078). Fue el resultado del “descubrimiento” de una definición de Dios, y el argumento ontológico basado en la definición le pareció a Anselmo (y a muchos filósofos posteriores) convincente por su simplicidad muy lógica. El biógrafo de Anselmo, Eadmer, describió más tarde el descubrimiento: “He aquí que una noche durante los maitines, la gracia de Dios brilló en su corazón y el asunto se hizo claro a su comprensión, llenando todo su ser de inmensa alegría y júbilo.”

Proslogion fue ampliamente difundido y trajo a Anselmo una fama inmediata entre sus contemporáneos y las generaciones siguientes. Aunque atacado en su propio tiempo y en los siglos posteriores, el argumento ontológico de Anselmo influyó enormemente en el curso del pensamiento filosófico y teológico.

De 1090 a 1093 Anselm se vio envuelto en dos controversias que cambiaron su carrera. Una fue sobre la comprensión de la Encarnación de Cristo y la doctrina de la Expiación. A partir de 1092, Anselmo escribió dos cartas sobre este tema, y las ideas contenidas en ellas eventualmente dieron fruto en un largo estudio titulado Cur Deus Homo. Aunque anticipado en parte por teólogos anteriores, como Tertuliano, Anselmo escribió la primera obra que se ocupó tan extensamente de la Encarnación, y su método de presentación, así como la precisión de sus ideas, hacen de esta obra una de las más influyentes en la historia de la teología.

El otro conflicto que influyó en Anselmo en este período fue la situación política y eclesiástica en Inglaterra. Lanfranc se había convertido en arzobispo de Canterbury en 1070. Después de su muerte en 1089, el Rey William Rufus permitió que el puesto quedara vacante para evitar crear un fuerte oponente eclesiástico y para apropiarse de los ingresos de la Iglesia. El Rey deseaba evitar aceptar un arzobispo que se opusiera al control real de la Iglesia inglesa. Sin embargo, la enfermedad y el miedo a la retribución eterna le llevaron finalmente a nombrar a un sucesor de Lanfranc, y a ese puesto lo llamó Anselmo. A pesar de la reticencia inicial de Anselm, fue consagrado arzobispo de Canterbury el 4 de diciembre de 1093.

El Arzobispo

Anselmo fue al centro y sur de Italia, donde permaneció durante varios años como un estrecho colaborador del papado. Después de la muerte de William Rufus en 1100, su hermano y sucesor, Enrique I, convocó a Anselmo de vuelta a Inglaterra. El problema de la investidura laica y la exigencia de Enrique de que Anselmo renovara su juramento de homenaje feudal al rey inglés llevó a los dos hombres al conflicto. La oposición del Rey pronto obligó a Anselmo a viajar una vez más a Roma, y Anselmo permaneció fuera de Inglaterra hasta 1106. Finalmente se llegó a un compromiso por el cual el Rey renunció al derecho de investidura a cambio de la garantía de que Anselmo consagraría a todos los candidatos a los cargos episcopales y monásticos que ya habían sido nombrados por el Rey y habían hecho el juramento de homenaje.

En base a este acuerdo, Anselm regresó a Inglaterra como arzobispo y permaneció allí durante los últimos 3 años de su vida. Encontró tiempo para volver a escribir, y completó trabajos sobre los Sacramentos y sobre la presciencia de Dios. Su trabajo fue continuado después de su muerte en 1109 por sus estudiantes en Bec y Canterbury.

Lecturas adicionales sobre San Anselmo de Canterbury

(1963), que incluye un excelente estudio de los antecedentes e implicaciones de Cur Deus Homo. Obras más antiguas pero aún útiles son R.W. Church, Saint Anselm (1870); Martin Rule, The Life and Times of St. Anselm (2 vols., 1883); y J. Clayton, San Anselmo: A Critical Biography (1933).

(1954). Entre los muchos estudios sobre el significado y la importancia del argumento ontológico de la existencia de Dios expresado en la Proslogía, los más significativos son Karl Barth, San Anselmo: Fides Quaerens Intellectum: Prueba de Anselmo de la existencia de Dios en el contexto de su esquema teológico, traducido por I.W. Robertson (1960); Charles Hartshorne, El descubrimiento de Anselmo: A Reexamination of the Ontological Proof for God’s Existence (1965); y John Hick, ed., The Many-Faced Argument: Estudios recientes sobre el argumento ontológico de la existencia de Dios (1967).

Fuentes adicionales de biografía

Southern R. W. (Richard William), Saint Anselm: un retrato en un paisaje, Cambridge; New York: Cambridge University Press, 1990.

Vaughn, Sally N., Anselmo de Bec y Roberto de Meulan: la inocencia de la paloma y la sabiduría de la serpiente, Berkeley: University of California Press, 1987.


GOSTOU? PARTILHE COM OS SEUS AMIGOS!